En este momento estás viendo Cuidarse por dentro y por fuera

Cuidarse por dentro y por fuera

Cuidarse por dentro y por fuera

¿Hay algo que hagas por ti misma todos los días que te haga sentir bien? 

Cualquiera que sea la actividad que pensaste, en el fondo, es un tiempo que reservas para cuidarte y, por lo tanto, un acto de amor propio.

El amor propio significa sentirte inteligente, bella, fuerte y valorada, sin que nadie tenga que decírtelo. Un amor desde el reconocimiento, con nuestro defectos y virtudes; reconociendo nuestros fallos, pero también nuestras cualidades. Y eso también se relaciona con la aceptación y el respeto hacia nosotras mismas.

Como mujeres, siempre tenemos muy presente el deber por encima de todo. “Debo ser buena profesional, debo ser buena madre, debo dedicarme a mi pareja, debo estar bella…”. Y así, vamos postergando nuestro bienestar y muchas veces nuestra salud, para cumplir con lo que se espera de nosotras.

Es importante respetarnos desde el punto de vista de “me lo merezco”. Pero no un merecimiento que venga desde el ego, sino un “me lo merezco porque tengo derecho a vivirlo y porque esa experiencia me hace bien”. Amarse primero es la base para enfrentarnos a la vida, tomar decisiones y mantener relaciones sanas.

Mantener un adecuado bienestar emocional es clave, y podemos fortalecerlo en distintos momentos: haciendo ejercicio, celebrando nuestros logros, rodeándonos de personas que nos aporten valores y, por supuesto, realizando nuestro ritual de cuidado y belleza. Parece algo muy simple, pero cuando hidratas tu piel, te aplicas una crema y te miras al espejo, estás conectando contigo misma. Es un hábito completamente necesario, porque dedicas toda tu atención a ti misma, te reconoces como eres y descubres las cosas más hermosas de ti.

No importa la edad, las circunstancias ni el tipo de trabajo que tengas. No hay nada mejor que tomarte un tiempo en la ajetreada rutina para cuidarte y para tener un ritual de cuidado personal que te haga sentir bien, relajada y más bella.

A partir de ahora, oblígate a disminuir los niveles de estrés, dedícate tiempo de calidad y cuida de ti, ¡simplemente porque te lo mereces!

begona

Begoña Iglesias M.

Deja una respuesta